ANATOLE ESTUDIO

BAUIERNOSS (Work in Progress. Buenos Aires, 2011-actualidad)

SINOPSIS

Transcurridos los pasos de Resbina y Dernier Baiser, aliviado de mandatos ajenos, Anatole plantea una reflexión sobre su responsabilidad social como artista.

Sintiendo el arte de la mano con la realidad social, y así cuestionando el arte por el arte, la vanidad del artista de plástico, el coqueto trono absurdo; Anatole se brinda a la subversión de los valores morales no ya desde su propia existencia sino poniendo el ojo más allá: en la ciudad, en la gente, en la experiencia general.

De esta manera, Anatole, anti-artista, se hace expresión del anti-héroe, de los reyes sin plástico de la calle, guerreros mártires, héroes furiosos; redoblando así su antagonismo frente a un sistema cruel, falso y abusivo, y su posición de choque contra todo tipo de intolerancia e hipocresía.

Para este proceso, Anatole busca acentuar la condición de la fotografía como arte-de-cazar, de testigo involucrado, representando en especies de happenings públicos las escenas a retratar. El papel de los personajes pasa a ser entonces puramente actoral y hasta involucrándose con los transeúntes que casualmente se encuentren con las mismas. Una invitación tácita de pura acción, movimiento, testigos con voz.

Finalmente, Anatole busca representar la subversión desde un primer estadio, de autoconciencia personal en cada partícipe, para poder dar con un resultado más cierto.

Bauiernoss, revolución espiritual, guerrilla mística, ira y amor.

 

ALGUNAS CUESTIONES A TENER EN CUENTA SOBRE LA OBRA

- Formato:
Este proyecto está configurado por un conjunto variado de historias seriadas, sesiones en clave de secuencias, cada una como un film recortado fotograma por fotograma.

- Estética:
Las diversas series de la obra se unifican a través de una marcada identidad estética. La crudeza y aspereza de un blanco/negro de tonos añejados y surrealistas resaltan el carácter de verdad desnuda. Se entrelazan el imaginario onírico con una clara intención documentalista. Cabe aclarar que es un proyecto que para nada está vinculado con estéticas de estilo book; quien busque participar en ese sentido, ni pierda el tiempo. Es una obra que busca realidad y movimiento. Actuación, no modelaje.

- Locaciones:
La intención de la obra en cuanto a los espacios es de ocupación y recuperación de lugares ocultos de nuestra ciudad. Hay una fuerte presencia de sesiones en exteriores, con un minucioso trabajo de búsqueda previa de arquitecturas de estilo brutalista como también clasicista. A su vez, algunas sesiones más íntimas se focalizan en interiores tanto concretos como abstractos. Todo ésto según lo que requiera cada secuencia.

- Tipo de participantes:
No se buscan modelos estrictamente, sino más bien personas en general que le gusten estas estéticas y sientan la necesidad de expresarse. Principalmente, se convoca gente con la que se sienta empatía filosófica, que desempeñen algún tipo de expresión artística para representar (actuación, danzas, tela, pintura, etc) y/o bien que tengan un buen contenido de tatuajes. Es fundamental que tengan alguna de estas características.
No es necesaria experiencia previa alguna en fotografía. Cabe aclarar también que los desnudos no son excluyentes, ésto queda a consideración de la comodidad y gusto estético de cada uno de los participantes.

- Cómo se forman los personajes, sus acciones y contextos:
El personaje a interpretar por cada participante surge de un largo proceso analítico de ahondar en su personalidad, en sus propias vivencias o fantasías, para tomar elementos destacados que lo conformen. Encontrar el camino desde el inconsciente de cada persona, lograr descifrarlo. Mediante este proceso cuasi-psicoanalítico, especie de alquimia moderna, el personaje que se forma debe representar fielmente a quien lo lleve a cabo, el participante no debe sentirse ajeno a lo que represente.
Esta metodología de acción es un proceso que conforma primeramente un cuestionario base de guía que debe completarse, una reunión (charla, no entrevista) para definir el concepto (secuencia, vestuario, locación, etc) del personaje a trabajar y, finalmente, la sesión. Es un método largo pero tanto más provechoso.

(Agosto 2011)

 

ALGUNAS ENTREVISTAS SOBRE BAUIERNOSS

Por favor presentate en sociedad.

Soy Anatole y no tengo nombre.  El mundo me descubre siendo artista alquímico y así descubro al mundo.  A través de diferentes medios, principalmente la fotografía, como también la escritura, la pintura y la música, doy movimiento a este mundo personal.


¿Por qué sacás fotos?

Siento que nunca le entendí el ritmo habitual a la vida moderna, a la rutina y domesticación que nos propone o exige la sociedad. Algunos actúan, otros miran, otros también observan y actúan. Prefiero mantenerme a mi tiempo, escuchar a mi curiosidad y prestar atención hacia donde me dirija. Tenemos una fidelidad más que interesante. De chico me costaba expresarme en voz alta y así tuve la necesidad de ir forjando, sin saberlo, un mundo propio que se ha ido enriqueciendo con la experiencia. La experiencia, el experimentar, eso es lo que  te mantiene vivo. Un día llegó a mis manos una cámara y me fascinó la idea de poder conectar lo tangible con mi forma de ver esas cosas. La relación era posible. Otro día mis manos se bañaron en los químicos de un laboratorio y así, en la obscuridad, vi cómo se podía crear luz. Cómo el silencio de la actitud contemplativa se puede traducir en infinidad de palabras. Y ese fuego me deleita.


¿Quiénes o qué cosas podés decir que son tus influencias y cuáles te inspiran?

La vida misma, las circunstancias y vivencias son las mayores influencias que uno puede tener. La danza de sensaciones. Todo tiene su lugar. En lo personal me golpeo la cabeza contra valores que se nos plantean tan rígidos y absurdos. Las noches tristes también. Esa bronca es un combustible llamativo. Siento eso, que no soy más que un fuego que enciende fuerte, quema lo que necesita quemar y así se ilumina.

A nivel artistas te puedo nombrar el cariño que le tengo a las pinturas de Basquiat, la admiración por los planteos barrocos de Del Bosco, la rebeldía estética y los planos justificados de Godard, la insoportable simetría y el riguroso tratamiento sonoro en las pelis de Kubrik, Bela Bartok, Penderecki, ese vértigo de sonidos, el trabajo de fotografías en secuencias de Duane Michals, la belleza natural de Anna Karina, la tensión en las mujeres de Bergman, la desesperación desoladora de Nico, el morbo y extrañeza de Lynch, el conflicto e imposibilidad de Pizarnik, la obsesión en las coreografías de Pina Bausch, la propuesta ilimitada de The Clash, ¡la mirada cómplice de mi gata! ¡Tantas cosas! Pero quedarme ahí sería un tanto desagradecido, hay infinidad de influencias que se sugieren día a día, uno está en constante descubrimiento y hoy día tenemos tantísima información para beber. Soy una esponja bastante ecléctica.


Me gustan mucho tus trabajos personales, sobre todo las series de “Bauiernoss” e “Histories de Femmes”, donde cada álbum me lleva a una historia diferente. En un par creo que estás vos también como personaje, ¿puede ser? ¿Qué tan importante es para vos generar un concepto previo a sacar las fotos? Porque veo que en cada proyecto, hay un texto al respecto.

Se puede decir que soy bastante exigente con la metodología de mis obras. Es un proceso riguroso de contenido y elaboración, que profundiza en la sintonía existente del concepto a tratar con la realidad de cada modelo. No elijo a los participantes al azar. Hay una búsqueda previa, un ahondar en el inconsciente de cada uno de ellos a través de cuestionarios y una posterior entrevista, es maravilloso todo lo que se puede descubrir en el interior de cada uno. Alquimia en el sentido de la transformación personal que se genera en el transcurso de todo ese proceso hasta llegar al resultado final de la imagen. Es necesaria confianza y complicidad recíproca, y así cuando su experiencia con mi estética se abrazan es tan agradable.

Actualmente estoy en los primeros pasos de la obra Bauiernoss, apenas hay una decena de sesiones llevadas a cabo. Pero descubro que en esta propuesta redoblé todas mis apuestas, afiné mi estética más que nunca, me permito tanto más vuelo, el vuelo que realmente necesito y es hermoso. Siento que transito firmemente mi propio camino.


Cualquier persona diría: ¡qué vivo Anatole! junta chicas y les saca fotos en bolas (yo digo qué afortunado). ¿Qué te atrae tanto de la sensualidad femenina? Porque no son fotos de gomería ni de Terry Richardson, en las tuyas hay un trabajo y un enfoque en detalles, una búsqueda que delata un ojo con intenciones, gustos particulares y una búsqueda estética.

“¡Qué vivo Anatole!”  Supongo que esa búsqueda se origina en el reconocer mismo de mi propia femeneidad, tan presente ella. Hay una realidad constante de saberme más vinculado, o de una forma más natural, a las mujeres que a los hombres, al grueso de los hombres. Se genera un diálogo sin filtros, tanta empatía y así, entonces, me resulta más posible representar lo femenino que lo masculino. Creo que tienen que ir de la mano igualmente, siempre me llamó la atención el concepto de lo andrógino, la carne doble, lo originario. Ese equilibrio.

Por un lado te puedo hablar de claros gustos estéticos, el formato del cuerpo femenino de épocas pasadas, la melancolía que me producen esas imágenes tan bellas, como tantas otras cosas de otros tiempos. Quizá sea su naturalidad lo que me sugiere tanto. No lo entiendo bien pero me sensibiliza, me siento ahí, tan cómodo, en ese tiempo no tiempo. Tanto así me genera también una habitación desgastada, una molesta mancha de humedad, ¡no lo sé! Pero por otro lado te puedo contar también la experiencia de escuchar con reiteración la queja, la timidez, de una y otra chica en cuanto a su cuerpo “poco aceptable” ante el canon de belleza con la que nos ahogan los medios de comunicación, ¡qué estupidez! Me satisface brindar mi granito de arena para generar un cambio en su forma de sentirse.

Igualmente siento que no son fotos que generen solamente sensualidad, sea ésta delicada o grotesca; o aunque sea no buscan sólo eso. Hay tanto para mostrar, tanto matiz, lo profundo de la femeneidad, el misterio, la locura, ¡eso sí que me atrae! Una vez, hace cientos de años, un profesor de fotografía me dijo: “vos no representás cuerpos desnudos, mostrás el alma desnuda”, luego lo entendí.


Yo soy un ignorante a niveles técnicos en fotografía, sólo se cuando algo me gusta y cuando no. En tus fotos veo un trabajo en la imagen que se despega enormemente de una tendencia actual de fondo blanco, contraste al mango y la nada misma (a un nivel “artístico” totalmente subjetivo de mi parte). ¿Cómo llegaste a eso? (si se puede contar).

Tampoco puedo decir que sea muy técnico, no me gusta pensar las cosas desde ahí. Me guío principalmente por mi instinto. Claramente tampoco tengo intención de seguir modas, si lo intentara rápidamente me traicionaría. Cada uno tiene su propio camino, su propia búsqueda. Todo está en relación, pero la intención es personal y decidida. Yo tengo otra historia para contar, con eso soy feliz. La melancolía de la que te hablé, las influencias que te nombré, es inevitable. Además, ¡le tengo pánico al color blanco!


No entiendo cómo no sos el fotógrafo de todas las marcas de lencería del país (cómo no entiendo muchas cosas del mundo). ¿Te cuesta conseguir trabajos comerciales? Por un lado yo entiendo que cuando se tiene una marca, la premisa es vender y no se puede despegar mucho de la tendencia actual, etc. ¿Pero vale la pena vivir siguiendo a otro? ¿Encontrás clientes que tomen riesgos?

¡Eso, que me contraten! Jaja. A nivel puramente comercial aún hay cierta inestabilidad, he hecho varios trabajos de editorial pero más que nada me contratan para books, modelos, actrices, bandas, etc. Hay meses y meses. Lo positivo es que quienes se acercan lo hacen destacando esa “diferencia” que encuentran en mis trabajos. Lo cual es agradable, el cliente está pagando por una mirada particular, una estética determinada, “¿vale la pena vivir siguiendo a otro?”


Veo en tu página que hay un formulario a llenar para las aspirantes a modelo de tus trabajos. ¿Te pasó alguna vez que alguna te dijera “no ni en pedo hago eso” o algo por el estilo? ¿Se puede hablar de la intimidad de la sesión de fotos o lo dejamos a la imaginación de cada uno? Yo igual te lo pregunto a lo guapo, ¿tuviste relaciones con alguna de tus modelos? Tu respuesta podría generar un aumento enorme en la venta de cámaras, ¡ojo!

Como te comentaba antes, el proceso hasta llegar a la sesión es bastante profundo. El formulario, la reunión, ya de antemano vas conociendo los límites reales de cada participante y es importante respetárselos. ¡La pregunta del millón! ¡Jaja! Hay mucha fantasía generada con respecto a lo que puede ser una sesión de fotos, el otro día me vinieron a instalar el wi-fi y al ver los cuadros me hicieron la misma clásica pregunta, los comentarios típicos, “¿querés que te ayude con las luces?” Bah. Lo cierto es que se genera mucha confianza con la modelo y hay un juego de sensualidad importante. El límite puede ser finísimo, pero hay que entender que es eso, una representación. Lo copado es que no se desvirtúe. Uno se acostumbra al ver tantos cuerpos desnudos en definitiva. Por otra parte te puedo decir que casi todas mis novias previamente fueron modelos.


¿Cómo te sentirías si te encargan hacer las fotos para una edición de “Las mil y una noches”? Si me encuentro 20 mil dólares te lo encargo y lo edito, contratamos las modelos que quieras y catering a elección. Condición, yo estoy en todos los sets mirando.

¡Cuando quieras! Pero mi condición es ir a Oriente, ¡con alfombra mágica incluida!

* entrevista realizada por Matías Araoz para A&R, 2012.

 

¿Sentís que hay un renacer en tu carrera con este último trabajo?

Absolutamente, este nuevo proyecto me encontró atravesando un largo y crudo paréntesis de introspección, de vaciarme y depurarme, de afilarme y afinarme. Un silencio que necesitaba desde hace rato para poder entender de forma más clara hacia dónde me estaba dirigiendo la obra y la vida misma. De alguna manera me sentía mareado, inmerso en demasiados proyectos, y más allá de mi natural carácter de inquietudes y desear hacer todo a la vez, descubrí un exceso en esa simultaneidad, traducido en un destiempo incómodo en la oleada y un (in)evitable ahogo. A su vez, ciertas influencias externas, miedos y abusos ajenos, lazos esclavizantes, etc., resultaron una pésima combinación para mi ser. Me sentía distorsionado, fuera de foco. Creo que durante un tiempo empecé a oír y preocuparme de más por intentar tener una vida “normal”, con todos los símbolos que precisa, los mandatos, los logros estúpidos. No me arrepiento de ese momento, supongo que es un movimiento natural de la maduración al llegar a la treintena. Pero, claramente, de ese caracol no se apreciaban las olas del mar. Era naufragar, “don't let me die surrounded by this gray”... Así como en la vida no me sentía realizado, eso me reflejaba envuelto en algunos pasos en falso en la producción artística. Trabajos moderados, tímidos, de manos atadas. Simpáticos sí, pero eso no me llenaba el espíritu. Una rutina conformista que no me conformaba. Pero la vida es sabia y esa sabia, esa sangre, pidió latir otra vez.

Bifurcación, de las cenizas se generó otra oportunidad. Aprendí a mirar cara a cara a la muerte y sonreír. Retomar mis reglas, mi camino. Entender que no debo escapar de lo que me identifica y escupir lo que me excede. Con tanta crudeza pero mucha certeza, la vida me demostró una vez más lo que sí soy y lo que no, deleite de delineado que el destino tradujo en esta realidad que hoy disfruto y vivo con tanta pasión.

“¿Me hundo o me elevo?” se preguntaba un pálido payaso en una obra de Bergman de la cual no recuerdo el nombre. Mientras sufría por un vacío que sentía fatal, la vida iba generando un abanico de nuevas aventuras que me sorprendieron de la mejor manera: en menos de dos meses logré mi primera mención en un concurso, mi primera muestra internacional, mi primera participación en una feria de arte y mis primeras ventas de obras. ¡Maravilloso!, ¡Pavada de motivaciones para continuar! Y de eso se trata, fluir...

Era simplemente desafiarme, animarme en serio, a gran escala, a buscar sin miedos lo que deseo para mí, entregarme a la inmensidad del mar. Y en ese lugar se danzar muy bien, soy elegante en mi caos. Así me abracé a mi felicidad, llenándome de total orgullo. Así me abracé a mi felicidad como así me abrasé de nuevo en mi fuego interior: toda esta situación personal fue un multidisparador base para miles de diálogos nuevos o recuperados, fortificados, para bocetear miles de imágenes, para bancármela y convertirme en carne dando nuevos pasos a esta obra con el cuerpo libre y el alma feliz. No ser del mundo pero vivir en el mundo. Ser rey de mi mundo.

Éste es el origen de Bauiernoss.


¿Cuál considerás como principal diferencia entre tus series anteriores y “Bauiernoss”?

Creo que con Bauiernoss principalmente logré entender y transcurrir a través de la idea firme de lo que es el trabajo colectivo. La reincidencia de las participantes de obras como Dernier o Femmes aquí se ve mucho más comprometida con el concepto que se plantea, en el leitmotiv de la obra, una conciencia mucho más pura. La reciprocidad, empatía y complicidad que siempre reclamé, en esta obra se producen en un grado tan preciado. Por otra parte, el fuego base que en Femmes fue la inquietud por desterrar valores hipócritas en cuanto a la belleza femenina, basándose en figuras icónicas y desnudando los prejuicios, en Bauiernoss se amplifica a un nivel tanto más variado en cuanto a los aspectos todos de la vida y las relaciones humanas, y unificado a través de la firmeza de una identidad estética recuperada en cuanto a su crudeza, desenmascaramiento y vuelo onírico. 100% Anatole, sin disfraz alguno. Ya plant(e)ado desde un lugar de confirmación en mi condición de artista, sentí vital un total intercambio para con todos aquellos, devolver el apoyo incondicional que esos seres genuinos me brindaron en mis idas y vueltas, alentando sus inquietudes, fortaleciendo sus caminos, multiplicar ese estímulo. Siento que todo artista, al encontrarse en un lugar privilegiado, tiene una responsabilidad con su contexto, y en Bauiernoss brindamos la plataforma donde todos puedan jugar libremente.


¿Quiénes son los personajes que se encuentran en las viñetas, y cómo surgen las historias que narrás con tu fotografía?

Al principio de esta obra me dediqué a reclutar, básicamente, a todos los locos, a todos los sinceros, marginales y de buen corazón para éste que de alguna manera siento un ejército. Por más que sea un solitario mis pasos no se dan en soledad. Me dediqué a abrir las puertas de todos los manicomios. Creo en el Anarquismo, creo en el Surrealismo, creo en el Sufismo. ¡Ass, por el culo! ¿Para qué vivir esclavizados?, ¿Para qué vivir sobreviviendo? Esclavos de un sistema o esclavos de un amor, ¡despierten! Busco el caos, el caos que desnuda las caras. ¡Fuego! Basta de “teatros antidisturbios”. No cuidar sólo el preciado y coqueto culito propio. Conciencia, despertar. Para construir, primero es necesario destruir, escupir todo lo que no sirve. Esta es nuestra ciudad, éste es nuestro patio de juegos, ¡seamos libres! Ocupamos la ciudad vacía, la ciudad entregada, la ciudad que nos pertenece y por eso la ocupamos, desarmamos los relojes también, sí, y así podemos ocupar el no tiempo con miles de palabras hermosas, fluir, códigos, amor y alegrías, de eso se trata y ya no soy sólo uno.

El hogar de cada historia son esas palabras que compartimos. La metodología se repite como en obras anteriores al continuar trabajando en base a historias seriadas, alimentadas por la realidad vital de cada uno de sus participantes. Encontrar el camino desde el inconsciente de cada persona, lograr descifrarlo como un chamán en pleno ritual.


¿Qué cualidades deberían tener las/los modelos para participar en cada una de las series?

Hace tiempo dejé de utilizar la palabra modelo. Para evitar confusiones. Mi búsqueda siempre está encarada a la diversidad de personas que tengan curiosidad por su mundo y por mi mundo. Gente que tenga necesidad de expresarse, principalmente. Opto por la naturalidad ante la rigidez. No hago filtros físicos como tampoco me dedico a buscar culitos con listones o pechos decorativos. Desecho radicalmente a quien busque pertenecer sin saber por qué, la sed de flashazo fácil. Evito el cacareo, la careteada, la in(can)descente oquedad. Protejo y mimo con inagotable cariño el embrión que se alimenta de magia, locura y sinceridad. Puedo decir que en este proyecto me encuentro más exigente, conmigo y con todos. El dinamismo de las sesiones se basa en un constante movimiento, no es excluyente que sean actores, sino que simplemente SEAN. Documentalismo y vuelo onírico. “No se me importa un pito que las mujeres tengan los senos como magnolias o como pasas de higo...”


En BAUIERNOSS trabajás mucho en exteriores, ¿cómo es el backstage teniendo en cuenta que hay desnudos y escenas que indudablemente llaman la atención de los transeúntes?

Así es, sentí que me había enclaustrado sin desearlo en puras sesiones de estudio y ese no es tanto mi juego; prefiero que se me presenten los escenarios, descubrirlos y que me sorprendan. Esa necesidad inevitable de búsqueda. Obviemos la comodidad. Hay tantos rincones abandonados, tantos espacios vistos hasta el hartazgo pero que no son observados realmente. Para este proyecto hago un estudio previo de locaciones en la ciudad, la recorro con mi cámara y cuaderno buscando sus pros y contras. Aunque seguramente dejo algunas de esas contras libradas al azar, me gusta la adrenalina del no saber del todo lo que puede suceder. Si la cámara es un arma, pues ¡vayamos a la guerra!. Si la gente se mezcla en la acción, bienvenido sea, ellos respiran el mismo aire que nosotros.


¿Hay alguna anécdota de estas que quieras contar?

¡Tanto! ¡Jugamos! ¡Nos divertimos trabajando! Momentos como estar caminando y registrando en un túnel a las tres am entre el frenético remolino de autos y que un verde taxista frene enloquecido a riesgo de chocar y grite desesperado “¡ponela en bolasss!”, disfrutar de un picnic nudista con una amiga refugiados en carritos oxidados por la burocracia de un precario juego abandonado del Parque de la Ciudad, el semblante desorientadísimo y masturbatorio de un policía mientras dos chicas cyberpunks se trepan inocentes por las paredes de un moderno banco céntrico con pistolitas de juguetes y residuos informáticos en sus atuendos, o simplemente transformar el tiempo acariciando un gatito callejero, por ejemplo, son un plus super interesante para mí en esta gran satisfacción que significa cada una de las sesiones.


¿Cuáles son tus influencias e inspiraciones?

Siempre siento que la vida misma es la mayor influencia que uno puede tener, las experiencias buenas y malas. En esta obra, de diálogos constantes de tanta riqueza, puedo decir por ejemplo que Perla Perrén es una gran inspiración para mí. La esencia de su vida, sus luces y sombras, su búsqueda sin temores: escucharla es un condimento ideal para el menú de desafíos que planteo. Bauiernoss somos todos nosotros.


¿Algún comentario que quieras agregar sobre tu trabajo?

Carmen Sandiego en una epifanía se materializó y me manifestó algo tan cierto como agradable: “tenés lo que querés, hacés lo que querés y estás cerca de los que querés y te quieren”. ¡Mirá que poco! ¡Me siento pleno y feliz!. Quien sienta que quiera jugar es bienvenido.

* entrevista por Perla Perrén para Revista Mila, 2012.